Contacto

Facebook

¿Por qué certificar su vivienda?

Si todavía es de los que se pregunta "¿Por qué debería certificar mi vivienda?", aquí encontrará la respuesta, atendiendo tanto a motivos medioambientales como a motivos económicos.

Motivos medioambientales

Como ya hemos mencionado, la certificación es un proceso puramente objetivo, en el cual el técnico calculará la eficiencia del edificio objeto del estudio. Sin embargo, en el informe que tiene que entregar el técnico certificador, han de venir incluidas sugerencias de medidas de mejora para su vivienda o local. Estas medidas, en principio, han de ser técnica y económicamente viables, y propondran soluciones para mejorar la eficiencia de su vivienda o local, en otras palabras, a hacer un mejor uso de la energía y a reducir el consumo de la misma.

El efecto de las medidas propuestas dependerá en gran parte de la zona o elemento donde se vayan a aplicar. Por ejemplo, se puede actuar sobre la envolvente del edificio (mejorando los aislamientos), sobre las ventanas y puertas, o sobre las instalaciones. Pero en general, supondran un ahorro en el gasto energético del edificio, y consecuentemente, un ahorro para el bolsillo del propietario, y en última instancia, una pequeña ayuda para la conservación del medioambiente.

En el caso de actuación sobre las instalaciones, se pueden incluir equipos basados en energías renovables, como colectores solares o calderas de biomasa para el agua caliente sanitaria.

Colector solar

Motivos económicos

¿Sigue sin estar convencido de certificar su vivienda o local, para su posterior venta o alquiler? Pues posiblemente las razones que le vamos a exponer a continuación le hagan cambiar de parecer, ya que no son tan amables como las arriba descritas. Efectivamente hablamos de las sanciones o multas por no tener el CEE a la hora de hacer un contrato de compra-venta o alquiler.

Existen tres niveles de sanciones, que detallamos a continuación.

Sanciones Leves (de 300 a 600 €)

  • Anunciar la venta o el alquiler sin hacer mención a la calificación energética del inmueble (letra de la A a la G)
  • No exhibir la etiqueta energética en los edificios públicos y en los privados de superficie superior a 500m2 que son frecuentados por el público (por ejemplo, centros comerciales)
  • No renovar el certificado cuando caduque.

Sanciones Graves (de 600 a 1.000 €)

  • Vender o alquilar un inmueble sin que el propietario entregue el certificado en vigor al comprador o arrendatario
  • No registrar el certificado en el órgano competente de la comunidad autónoma.
  • Mostrar una etiqueta que no se corresponda con el certificado real, tanto en la promoción para la venta o alquiler como exhibiéndola al público cuando sea obligatorio.

Sanciones Muy Graves (de 1.000 a 6.000 €)

  • Publicitar la venta o alquiler de un inmueble con una certificación energética sin tener realmente un certificado energético o teniendo uno que no esté en vigor.
  • Falsear la información en la fase de registro del certificado.

Desde luego, a nadie le hace ninguna gracia tener que pagar multas de esos importes. Por tanto, y atendiendo al dicho "Más vale prevenir, que curar", este se antoja como el motivo principal por el cual debería certificar su vivienda o local.

www.certifiK2.es ★ 2014 ★

Plugins: zAccordion + unSemantic